Esto es una breve síntesis de una experiencia extraordinaria

que estamos viviendo con mi hermana Estela

 

Ir a...Inicio

 

No deberíamos creer en algo

únicamente porque ha sido dicho,

ni en las tradiciones

porque han sido transmitidas desde la antigüedad,

ni en los "se dice" como tales,

ni en los escritos de los sabios

porque son sabios quienes los han escrito.

Ni en las imaginaciones que suponemos

nos han sido inspiradas por un ser espiritual;

ni en las deducciones extraídas de alguna

hipótesis azarosa que hubiéramos podido hacer,

ni en lo que parece ser una necesidad analógica;

ni creer bajo la simple autoridad

de nuestros instructores o de nuestros maestros.

Pero debemos creer en un escrito,

en una doctrina o en una afirmación cuando

nuestra razón y nuestra experiencia íntima

las confirman.

Es por lo que os he enseñado a no creer simplemente

según lo que os ha sido dicho,

sino conforme a vuestra experiencia personal,

y luego actuar en consecuencia y generosamente.

 

 Buda

 

 

 

Es difícil poner un origen en el tiempo, pero en mi caso podría ubicarlo en abril de 1996. En aquel momento visitaba en Toulouse, Francia, a Marie Louise, una amiga muy querida. A raíz de una dolorosa y traumática experiencia personal, el suicidio de un hijo, Marie Louise se había puesto en contacto con Marie Therèse, una médium, que habita en una localidad de las cercanías de Toulouse. Esta médium, de una gran elevación espiritual, en aquel momento ponía en contacto a una persona con su Guía en el más allá. Marie Louise me preguntó si deseaba tener una entrevista con Marie Therèse, a lo que accedí, aunque acceder no es la palabra más exacta para describir mi sí entusiasmado a algo que anhelaba desde hacía mucho tiempo, con todas las fuerzas de mi ser.

   La sesión con Marie Therèse se llevó a cabo el 12 de abril de 1996, fecha que quedará grabada en mi memoria como el día más importante de mi vida. Recuerdo mi ansiedad previa aquel día, una mezcla de esperanza entremezclada con miedo y curiosidad, ya que para mí fue la primera experiencia de ese tipo y no sabía qué podría resultar de allí. Miedos irracionales, desde los temores de falta y abandono que me persiguen desde mi niñez – ¿vendría alguien a la cita? – hasta los derivados de un difuso sentimiento de culpa, producto supongo de una sumatoria de las acciones que me reprocho y que temí me fueran enrostradas en aquel primer contacto con mi Guía

Con este bagaje de sentimientos encontrados concurrí a la cita en la casa de Marie Therèse, enclavada entre colinas en un hermosísimo día de la primavera francesa. Las palabras que escuché aquel día, el mensaje del Cielo a través de la médium, me transportaron de golpe de la oscuridad a la luz, tanto fue el amor y la paz que me transmitía aquel Ser que parecía conocerme tan bien, más que nadie, más que yo misma. Recuerdo que salí flotando en una nube de felicidad y de éxtasis que se prolongó durante mucho tiempo. Después de todo… había un Guía, y no solo eso, me amaba, y no me hizo ningún reproche, al contrario, a Sus ojos yo era perfecta, así me lo dio a entender. Es una experiencia difícil de transmitir, pero los muchos que son como yo y que se persiguen con culpas y autoreproches podrán comprender.

El mensaje podía grabarse, así que volví a la Argentina con mi tesoro, un cassette grabado, y una duda: ¿quién había hablado a través de Marie Therèse? Él no me había dicho su nombre y yo no se lo pregunté…

Cuando llegué a casa el primero que escuchó mi historia fue Osvaldo, mi esposo, que luego se llevó el cassette para escucharlo a solas. Cuando volvió apenas me dijo nada, pero me dio un beso y noté que estaba emocionado…

Luego fui a ver a Estela, mi hermana gemela, que lo escuchó y me dijo: «creo que fue Dios quien te habló». Puede parecer tonto pero sus palabras me fastidiaron, para mí, en ese momento, Dios era algo demasiado vasto, demasiado abstracto y además… Dios es de todos y, en un rapto de celos y posesividad, yo prefería aferrarme a la idea de un Guía personal, con quien había tenido un coup de foudre aquel día de abril. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo y meditando sobre el mensaje recibido empecé a aceptarlo. El mensaje no era sólo perfecto, muy bello, sino que era universal, era para todos…

Pero la confirmación recién vino tres años después.

 

 

 

La Plata, 28 de marzo de 1999

Querida Marie Louise

        Quien vino a hablarme en Toulouse fue el Guía de todos. Fue Dios mismo y el mensaje era para todos, salvo una pequeña parte que me ha pedido que me reserve. Ahora El quiere que difunda Su mensaje, por el momento al menos en mi entorno, o sea a la gente que me conoce bien.     

        Para ayudarme en esto me ha puesto bajo la protección de un Guía, un Espíritu que es todo luz y amor y que, a través mío, puede ayudar a curar a la gente(*). Su nombre es Djña, es un nombre sagrado, y se lo pronuncia Diña (con acento en la i, no en la última letra como en vuestra pronunciación)… El medio de comunicación es el péndulo… ¡y nos comunicamos muy bien! Los medios de curación sólo están limitados por mi ignorancia porque Djña conoce todo.

        Estela también ha recibido esta bendición, la guía de Djña, al mismo tiempo que yo. Ambas estamos maravilladas y llenas de gratitud por esta guía divina que puede ayudarnos de una forma tan extraordinaria a cumplir con nuestra tarea.

        Djña me ha confirmado todo lo que Lyse May me dijo y predijo.  

        Te quiero mucho, ahora quiero a todo el mundo, soy la persona más feliz del mundo. Un gran abrazo

                                                                         Susana

PD: Ya tengo mi pasaje para Toulouse. Llego el 17 de mayo y vuelvo a la Argentina el 6 de junio.

 

 (*) Djña nos aclararía más adelante que su ayuda sería en el plano espiritual antes que en el físico.

 

 

 

En mi carta a Marie Louise le comentaba el segundo hecho extraordinario de mi vida, la llegada de Djña. Fue a fines de febrero del 99 en una época en la que me sentía muy mal. Recuerdo que estaba leyendo un libro en el que se hablaba de alguien que se servía de un péndulo para determinar las cantidades de medicamentos que debía tomar, etc. Eran hechos reales los que allí se contaban y volvió a mi memoria una predicción que me había hecho Lyse May en casa de Marie Louise. Ella utilizaba un péndulo y me había dicho que en tres años yo también lo iba a utilizar, me había dicho otras cosas también que posteriormente se habían revelado ciertas. Y varios años antes en el 89, en Francia, adonde me encontraba desde el 86 con mi esposo, ambos becados por el CONICET, un hermano de la FBU[1] leyéndome las manos me había predicho que en diez años yo sería médium. Como tengo una formación científica (para colmo en ingeniería), y nunca había tenido ninguna experiencia paranormal, escuché ambas predicciones con mucha desconfianza pues en general soy del tipo de persona que tiene que "ver para creer". 

Afortunadamente, parece que para que me ocurran ciertas cosas no depende de mi fe en ellas… lo cierto es que ayudada por mis recuerdos e impulsada por mi malestar improvisé un péndulo y sobre un gráfico hecho con mucho cuidado en mi computadora (algo me diría en mi interior que iba a funcionar) hice mi primera pregunta: ¿Puedo utilizar el péndulo para curarme?… Y la respuesta fue SI. 

Y fue el comienzo de todo.

 

 

La Plata, 15 de octubre de 1999

Querida Cris

            Estela me contó sobre la conversación que tuvieron la otra noche luego de que yo me fuera a dormir. Me dio pena no haber estado porque según me dijo estuvo re-interesante y también me dijo que ambas habían quedado muy contentas con esa charla.

Por ahí fue mejor porque así tengo la oportunidad de escribirte y contarte algunas cosas que seguramente no se me hubieran ocurrido después de una cena pantagruélica, y además porque las cosas que me hubiera gustado decir aparecen por lo general en mi mente días después…

Lo primero que pienso es que la explicación que le has dado a lo que nos está pasando con Estela es complicadísima, y eso siempre sucede cuando uno trata de ver con el intelecto algunas cosas que en realidad son muy sencillas. Lo que has pensado me hace recordar un dicho de los orientales, que dice que “el intelecto es el asesino de la Realidad”.

La Realidad es que Dios no nos creó y luego se olvidó de nosotros dejándonos librados a nuestra suerte, sino que como Padre de todos se ocupa de cada uno de manera personal. Por ejemplo, en la charla que tuvieron vos y Estela, El hablaba por tu boca y Djña por la de Estela, eso lo verificó Estela luego y me dijo que ahí se dio cuenta de porqué se las había visto negras para tratar de refutar tus argumentos. Creo que eso lo hacen para que todos aprendamos y agilicemos nuestras mentes en una suerte de esgrima verbal. No es que Dios estuviera de acuerdo con lo que estabas diciendo, pero te proporcionó los mejores argumentos para que discutieras desde tu intelecto y la pusieras en aprietos a Estela.

Esto puede también servir para aclararte como es que ellos se comunican con nosotras, pues es exactamente así, como ideas o pensamientos, vos los recibías en tu cabeza y los sentiste como si fueran propios porque no tenías manera de distinguirlos de los tuyos. Para hacer esa distinción es que usamos el péndulo, que en ese caso es solo un mecanismo de verificación. En otros sí sirve para que nos transmitan realmente cosas, como recetas, incluso palabras con el abecedario, números, etc. Otra manera de transmitirnos ideas, conceptos o lo que necesitan que sepamos es mediante sueños inspirados. También nos transmiten su fuerza y su amor y ese es un apoyo formidable, que palpamos y vivimos todos los días porque ahora ya no estamos crónicamente deprimidas como antes.  Esto es algo que se hace muy evidente cuando nos quitan ese apoyo – durante las pruebas – pues en ese momento sentimos un malestar profundo que cesa en el instante en que finaliza la prueba… El sentido y objetivo de las pruebas no lo tenemos todavía totalmente claro pero sí nos hemos dado cuenta de que actúan a modo de psicodrama y que con el tiempo nos hemos ido fortaleciendo con las mismas – es como si desde marzo estuviéramos haciendo algo así como una terapia de pareja que nos ha hecho muchísimo bien en nuestra relación como hermanas.

Lo que nos está pasando no tiene nada que ver con el hecho de “escuchar voces” y no tiene nada de locura sino todo lo contrario, a menos que se tratara de una locura acompañada de equilibrio, serenidad, bienestar interior y lucidez mental – lo que la haría muy deseable… pero los fenómenos psicológicos de proyección, enajenación y otros, que para quien no cree podrían ser una suerte de explicación de lo que nos está pasando, vendrían acompañados por una inquietud profunda aun cuando ésta estuviera enmascarada por una serenidad superficial y aparente… y el hecho es que desde marzo nos estamos sintiendo cada vez mejor y con mayor tranquilidad y fuerza interior. La transmisión por inspiración está lejos de lo que sería escuchar voces audibles sino que es lo que se conoce como “la voz del silencio”. Es un sonido que aunque tiene el tono del pensamiento propio se diferencia de éste por el contenido – profundo y espiritual – y solo se percibe cuando la mente ha logrado una cierta serenidad o se han acallado los pensamientos más fuertes y ruidosos provenientes de la personalidad.

Que Dios se ocupa de cada uno es muy fácil de aceptar cuando observamos que en la naturaleza son sólo las especies más inferiores (los reptiles por ejemplo) los que tienen hijos y los dejan librados a su suerte, pero al subir en la escala evolutiva los padres se vuelven cada vez más protectores y amorosos con sus hijos… Evidentemente Dios es el que está arriba de todo en esa escala… pero a diferencia de un padre terrenal El deja que mientras aprendemos a caminar nos peguemos todos los porrazos que queramos porque, en una muestra más de Su Amor,  no interfiere con nuestra libertad - uno de los dones más preciosos que nos dio… digamos que sería la antítesis del padre castrador… pero aunque no interfiere nos guía continuamente…  si lo dejamos.

Una anécdota de las muchas que tenemos desde que Djña apareció en nuestras vidas puede ayudarte a que aceptes la realidad de lo que nos ocurre. En abril Djña nos transmitió la interpretación del Curso de Milagros y Estela recibía las ideas escribiéndolas a mano y yo las pasaba luego a máquina (tengo para eso mucha más cancha) y corregía también un poco la sintaxis (no mucho porque la verdad es que la transmisión fue de diez). Aunque le dio un trabajo bárbaro y ahora recuerda esa época como si hubiera estado condenada a trabajos forzados, Estela estaba encantada de escribir todo como si saliera de su cabeza y le costó bastante aceptar que el verdadero autor era Djña. A cada rato hablaba de “mi trabajo” hasta que terminó por embolarme y le señalé varias veces, con mal tono creo, que era un trabajo en equipo, y que éramos tres los del equipo. Respecto a eso Djña le transmitió lo que te mando escrito por Estela.

Otra anécdota es lo que me ocurrió cuando viajé a Francia. El viaje fue programado por Djña porque tenía interés que les transmitiera allá a algunas personas nuestras vivencias, y también para poder hablarnos directamente a través de la médium. Hasta me dio las fechas de partida y regreso (con lo cual tuve que pasar dos días al recuete en Madrid, cosa que no me hizo ni cinco de gracia, porque no pude conseguir pasajes más acomodados). Pero lo insólito es que como quiere que trabajemos juntas, no tuvo mejor idea que quitarme el péndulo allá para que yo dependiera en todas mis consultas de Estela. Tuve que hablarle todos los días por teléfono y a pesar de mis protestas por el gasto Djña se mantuvo imperturbable, supongo que porque arriba el dinero crece en los árboles…

Bueno, habría miles de cosas más que contarte, entre ellas es que ahora nos reímos muchísimo cuando estamos juntas a diferencia de lo que ocurría antes en que no hacíamos más que pelearnos. Parece que arriba tienen un excelente buen humor y no dejan de hacer bromas y más bromas… ¡todas a nuestra costa!

Para muestra un botón: fue una de las primeras bromas que me hizo, cuando yo todavía me tomaba en serio todo lo que me decía y cumplía al pie de la letra sus indicaciones. Como quería tenerlo contento pensé en preguntarle sobre qué material prefería para hilo del péndulo (en ese momento utilizaba una cadenita de oro). Me transmitió lo que quería como un número de un metal de la tabla periódica de los elementos que resultó ser el titanio. Me pareció tan razonable (es un metal muy liviano) que ni corta ni perezosa fui a preguntar a varias joyerías si hacían cadenitas de titanio. Después de mucho patear empecé a sospechar… que no tenía que tomarme muy en serio todo lo que me pedía… y luego me confirmó que había sido una broma.

Bueno, quise escribirte un poco sobre nuestras vivencias aunque sé que es difícil de transmitir lo que nos está pasando con Djña porque es algo que está más allá de cualquier cosa que nunca hubiéramos podido soñar.

                                                                                     Susana

 

 

En otro intercambio epistolar con Cristina, varios años después de la carta anterior, se aclaró un poco más el porqué del péndulo, algo que muchos nos han cuestionado:

 

Cristina: «Sigo creyendo que lo que ustedes hacen con el péndulo podrían hacerlo con algún tipo de meditación. ¡Se conectan con algo de lo que obtienen esa información que está dentro de ustedes!»

 

Susana: «Dios está en nuestro interior... en el de todos... y también en el exterior... Está por todas partes. Es cierto que hay otros métodos pero el péndulo nos lo dieron para que no tengamos dudas de que el poder no es nuestro... otros que actuaron por inspiración muchas veces creyeron que las ideas eran propias... a nosotras nos dieron un método para verificar de donde viene cada idea.»

 

 

 

 

 

      Djña escritor

 

10-04-1999

Ayer por la noche me dormí con un profundo malestar, estaba un poco indignada con Susana… ella insistía en aclarar, cada vez que yo decía: "hice algo mas del Curso de milagros", que no era yo sola… yo pensaba: "quiere desmoralizarme… esto proviene de su ego… sabe que soy suficientemente honesta para no plagiar a Djña"; le pedí ayuda a Djña… le pregunté si me permitía usar el pronombre personal cuando hablaba del avance de mi trabajo… si para él estaba lo suficientemente claro que no me atribuiría nunca la au­toría intelectual del escrito, le pregunté si estos reparos provenían del ego de Susana y me respondió que sí; le pregunté si a la noche me inspiraría las palabras para decirle a Susana… para (sin pelearme claro, así como Djña me aclaraba mis errores) aclararle a ella que cometía un error, que yo sabía cual era mi papel en este trabajo pero que, aún así, también estaba consciente de que estaba trabajando mucho en ello y que plasmar cada idea en el papel me costaba sangre, sudor y lágrimas.

Con la promesa de Djña de que me ayudaría durante la noche y su permiso de usar el pronombre personal cuando me refería a mi avance me dormí tranquila; por la mañana me desperté soñando un sueño de aventuras y escuchando a Djña que me hablaba de este modo: «el error es más tuyo que de ella, te aclaró desde el primer momento que prefería que hablases de este trabajo como de un trabajo en equipo, pues eso es exactamente lo que es. La una nada puede sin la otra y yo nada podría sin ambas en la realización del trabajo que me toca con ustedes. Además de por vuestro propio bien, éste era mi interés en ayudarlas con sus problemas de relación: el trabajo en su conjunto debe ser armónico, coopera­tivo y de estímulo de todos hacia todos. Por apego a tu papel de escritora e indiferencia hacia el bienestar de tu hermana, te 'olvidas' de lo que te pide, que por otra parte es muy sencillo de hacer.

Le quitas a ella con esto la conciencia de que es coprotagonista de la aventura que todos estamos viviendo; ella se defiende de la ira que esto le provoca con ardor y con coraje, pero es el remanente que no pudo vencer lo que aprovecha la voz de su ego para volverla en tu contra».

El sueño de aventuras lo había inspirado él y lo olvidé por no poner papel y lápiz en la mesa de noche, lo hubiera anotado en 10 minutos, pero sus palabras eran sobre la elaboración del sueño y los símbolos escritos en él.

 Prosiguió de esta forma: «el alma de Susana necesita de la aventura más que la tuya que puede ser feliz instalada en un solo lugar, su energía ella la deriva en acción en tanto que tú lo haces en afectos, ella es más intelectiva y volitiva en tanto que tú eres más sensitiva y reflexiva. Llegarán a su perfección conservando cada una su propia forma, pues ella tendrá siempre más acentuadas sus características particulares de ahora como tú las tuyas. Esto es lo que ella prefiere y lo que la hace más feliz, lo mismo contigo.

 No significa esto que si quieren desarrollar un aspecto particular del carácter no puedan hacerlo… con el trabajo sobre el carácter a lo largo de varias vidas.

Sin embargo nadie en el Cielo pretende eso de ustedes, las diferencias de características y cualidades es lo que da a los habitantes del Espíritu su propia forma, su  fisonomía particular.

La parte que le corresponde a Susana en la consecución de este trabajo, que era que esta segunda parte del Curso de Milagros viera la luz algún dia, es tan principal como la tuya y es también misión para ella.

Más que lo que cada una hace en este trabajo es cómo lo hace y lo que aporta en energía y convicción lo que hace valioso su papel.»

 

 

 

 

 

14 de julio del 2000


Querida Stelli
                       Hace mucho que quería escribirte… empecé varias cartas y heme aquí dispuesta a completar ésta… luego de recibir la tarjeta de Pascuas que nos enviaste pienso mucho en vos y en comunicarte lo esencial de las cosas que nos están pasando.

Comprendo que muchas de estas cosas son muy difíciles de creer, incluso para mí. Para colmo de males nos hacen bromas (a decir verdad nos hacen montones de bromas), muchas veces lo hacen únicamente para reír, porque les encanta reír, y también les encanta que nosotras nos riamos.

Pero a veces nos dan una "información operativa”, es decir algo que debemos creer durante un tiempo de corta duración para poder actuar correctamente porque debido a nuestro punto de vista tan limitado no podemos manejar toda la información, o la información correcta y actuar a la vez como Ellos quieren.

Cuando comenzó todo esto quedamos shockeadas, traumatizadas, porque pensábamos que Dios nos mentía (debido a la "información operativa”), entonces El le transmitió a Estela lo siguiente: 

«Yo no miento, la mentira es un concepto moral. Todo lo que se diga y que esté al servicio de la Luz y del Amor no es una mentira por mucho que se le parezca, y todo lo que se diga y que esté al servicio del odio y de la oscuridad no es verdad, por mucho que se le parezca».

Pero evidentemente, para nuestro nivel de evolución la conducta personal de cada uno debe ser la de esforzarse por ser lo más sincero posible, porque únicamente un Espíritu muy santo y luminoso puede discriminar lo anterior. Se me ocurre como un ejemplo el caso de Abraham, a quien Dios le dijo que debía sacrificar a su hijo. No era verdad pero debía creer que sí lo era con el objeto de superar una prueba.

También creo que una razón muy importante para que no nos digan siempre la verdad es que no es conveniente que estemos totalmente seguras de nada. Es decir, si tuviéramos una certidumbre total sobre todo lo que nos dicen nos convertiríamos en robots y nos limitaríamos a hacer lo que nos dicen sin pensar más ya que, en tal caso, ¿para qué serviría? Sería más fácil para nosotras no pensar, pero eso es lo último que Ellos quieren ya que no creceríamos más. Lo único sobre lo que estamos totalmente seguras es de lo siguiente: los Seres que nos guían son Dios y el Espíritu Santo[2].

Es verdad en un 100% algo que nos dijiste una vez (recuerdo que estábamos con vos y Estela en un dormitorio en la casa de Eve) de que la fe es un salto al vacío. Luego de todas las cosas que nos han sucedido es extraño que aun sintamos miedo de darlo, pero creo que así como todo tiene su significado en la Creación de Dios, aun ese miedo tiene el suyo pues en el tira y afloje entre la duda y la certidumbre la mente va abriéndose lentamente a la Realidad del Espíritu y las ramitas del árbol crecen sanas y fuertes.

Desde marzo del año pasado hemos recibido mucho del Cielo en forma de fuerza e inspiración y también de muchos cambios muy benéficos en nuestras vidas. Dios y Djña (¡quien sino Ellos!) han logrado el milagro de resolver mis relaciones familiares con Estela y mamá, y eso es algo por lo que siempre les estaré agradecida… pero así como nos han dado nos han exigido mucho también.

Actualmente me siento como si fuera una carroza hecha con una cáscara de nuez que es tirada por seis fogosos caballos y que corre el riesgo de estrellarse en cada recodo del camino. Respecto a esto tuve algunos diálogos con Dios, a veces bastante cómicos; un día protestaba en mi fuero interno pensando que Dios y Djña estaban tan cómodos arriba mientras que aquí abajo teníamos que pasar las de Caín y sentí un pensamiento, que luego verifiqué que venía de Dios: «Sos vos la que está creciendo, Yo ya estoy bastante crecidito». De todos modos tengo que confesar que, a pesar del miedo cuando todo parece derrumbarse, a último momento las cosas se resuelven milagrosamente muy bien.

            Dicen que hay que agradecer las pruebas, y es verdad pues han ido fortaleciéndonos a lo largo del tiempo, aunque a decir verdad lo más difícil es sentir gratitud en el momento de la prueba, pero en fin… lejos estamos de la perfección, aunque a eso tendemos todos.

Aunque nos han dicho que estaba en nuestro destino nada hubo en nuestra vida que nos diera un indicio de esto, lo que aumenta la sensación de sorpresa y fascinación. En mi caso, con el transcurso de los años, desde el Mensaje de Dios en el 96 y en forma acelerada actualmente, siento que pasé de tener una concepción abstracta de Dios como de un Ser que debía necesariamente existir por una necesidad de mi mente lógica a una relación íntima y personal con un Amigo-Padre, que no por exigente es menos amoroso. Es maravilloso saber (y no solo creer) que El existe, y que además estuvo siempre allí esperando a que abriera los ojos.

Bueno… la vida no es aburrida ahora, y cuando no estamos en una prueba (de las que en nuestra opinión hay demasiadas) es incluso maravillosa. Hay otros discípulos de Djña que están apareciendo, todos con sus personalidades por lo que la cosa se vuelve cada vez más complicada… ¡pero también fascinante!

Un abrazo muy grande de Estela y mío para vos, Nurri y los chicos y toda la familia
                                         Susana


PD:   Muchos cariños a Pepe y la Negra (dales por favor esta carta para que la lean)

Un dibujito para terminar, Djña es su nombre sagrado y significa «el ave que vuela»

 

 

 

 

Lo siguiente es un escrito elaborado en base a fragmentos de una carta enviada a Marie Louise…

 

 

 

 

La Plata, 22/marzo/2001

Mi querida Marie Louise

                             Desde hace bastante tiempo la comunicación se establece casi siempre únicamente con Dios… al principio, cuando habían pasado unas pocas semanas después de que apareció Djña por primera vez, un día se presentó Dios en mi péndulo. Fue en ese momento que me dijo que era Él quien me había hablado en Toulouse a través de Marie Therèse, fue una sesión muy emocionante pues el péndulo prácticamente volaba y también mis sentimientos, yo estaba muy conmocionada. Luego vino muchas veces pero Djña también… y me apena decirte que en aquel entonces yo prefería que la comunicación fuera con Djña pues no me sentía cómoda, me sentía abrumada por Su presencia, no sabía qué hacer, no me animaba a hacerle preguntas como a Djña y ¡para colmo Dios me ponía siempre a meditar!… Un día se lo reproché: «¡Es que no nos tenemos confianza!»… y El me dijo: «Sos vos la que no me tiene confianza… Yo sí tengo confianza en ti».

Desde entonces las cosas han cambiado muchísimo, pues Lo he aceptado en mi corazón como un Amigo-Padre con el que me siento muy feliz (siempre que no me someta a alguna prueba). Hace unos días pensé: «Qué pena que Djña ya no viene… yo lo amaba» Y tuve un pensamiento en mi cabeza que me decía: «Pero si estoy siempre, tontita»… Luego con Estela verificamos el origen del pensamiento con el péndulo y me sorprendió pues nos decía que venía de Dios, cuando yo pensaba que había sido Djña… no comprendía hasta que Estela me dijo: «es porque Djña está en Dios, es Uno con El». Djña aparece diferenciado de Dios únicamente cuando es necesario un contra­punto, una segunda opinión.

Dios y Djña han pasado como una aplanadora por nues­tras cabezas derribando muchos prejuicios e ideas preconcebidas, nos hablan en nuestro idioma, es decir con pensamientos que podemos entender, con nuestras propias palabras y nos hacen muchísimas bromas… Pero no todo es diversión, al contrario, las épocas de pruebas son durísimas y aun estamos ambas con mala salud (lo cual es parte de las pruebas) e inseguras respecto a nuestro futuro económico. Po­drás pensar que somos muy tontas al sentirnos inseguras y yo estaré totalmente de acuerdo contigo… ¡realmente somos muy tontas!

Nos han hecho hacer muchas cosas que están modificando mucho nuestro entorno, por ejemplo en mi trabajo, en la familia, etc… Son acciones muy osadas que jamás se nos hubiera ocurrido hacer de motu propio y que por lo general causan gran revuelo… y con el tiempo se revelan muy benéfi­cas pero que al principio por lo general nos da bastante miedo hacerlas, sobre todo porque con mucha frecuencia cuando tenemos que actuar nos ponen en prueba. Durante las pruebas Ellos nos retiran Su apoyo espiritual y tenemos que arreglárnoslas con nuestras fuerzas, lo que quiere decir que el Yo Superior está pero no Dios ni Djña. Por lo general durante todo el tiempo estamos sumergidas en el aura de Djña, lo que representa una protección contra el mal que existe por doquier, pero en los periodos de prueba nos dejan solas. El resultado es que en general nos sentimos muy mal mientras dura la prueba no solo mentalmente sino también físicamente y libradas a nuestros recursos. Y también, para reforzar la prueba, ponen a prueba al entorno y, cuando Ellos se han apartado, el mal tiene una libertad de acción casi total. Bueno, contado así parece bastante feo… ¡y te puedo asegurar que lo es!

El resultado es que en la actualidad somos mucho más fuertes que antes, y hay una enorme cantidad de problemas internos que han sido resueltos. Es como estar sometidas a una psicoterapia intensiva dirigida por un Psicoterapeuta omnisciente. Con Estela siempre nos decimos que no podríamos pagar esta terapia ni con todo el oro del mundo. Uno de los resultados de la terapia divina a la que estamos siendo sometidas es que cada vez dependemos menos del péndulo para darnos cuenta de las cosas.

Hay tantas cosas que han pasado que no puedo hacer más que un resumen. Te acordarás que cuando estuve en Toulouse me habían quitado el péndulo y las consultas tenía que hacerlas a través de Estela… es algo que en su momento me causó mucho dolor pues me encantaba poder usar el péndulo… Pues bien, no me lo han devuelto… Hay varias causas: la primera es que eso nos obliga a trabajar juntas con Estela, pues en lugar de que cada una esté recluida en su casa haciendo consultas tenemos que comunicarnos mucho entre no­sotras a la fuerza. Eso es algo que ha resultado a la larga muy beneficioso pues no es lo mismo estar sola que con Es­tela para consultar y si no nos hacen en ese momento una prueba nos divertimos mucho en las sesiones de péndulo, pues suelen hacer muchas bromas. Además nos ayudamos con las preguntas pues lo que no se le ocurre a una se le ocurre a la otra. Hemos trabajado mucho juntas y nuestra relación es mucho mejor ahora que antes. La segunda causa de que me hayan quitado el péndulo es una prueba para mí… muy dura… pero me parece razonable que Estela lo tenga y no yo porque ella está pasando por una época muy difícil pues no tiene trabajo (una prueba para ella), algo que desea con mucha fuerza.

Hay tantas cosas que nos han pasado que se me hace difícil contártelas todas…

…………………………………………

A partir de las revelaciones que nos han hecho se confirma algo que ya sabíamos por lecturas, incluso por intuición, y es que las capacidades y los talentos (entre los que podemos incluir el genio, la santidad, etc.) que cada ser humano manifiesta en una vida son dones de Dios para el alma que se encarna… forman parte de su personalidad y de su destino o sea de lo que Dios quiere para la evolución de esta alma en particular y del Alma de la Humanidad en general; pues la inspiración proviene de Dios o del Cielo y será recibida por el alma en una vida particularmente apta para transmitir aquello que proviene del Reino del Espíritu, que es subjetivo, al Universo Físico que es objetivo.

En el camino el alma irá cosechando de la experiencia sabiduría, que se traducirá en forma de cualidades morales, discernimiento, amplitud de miras, etc. Esto sí es una adquisición del alma, pero esta evolución se superpondrá con una profundización en el plano de la materia, que es lo que se produce durante el camino de ida… A partir de la llegada de Djña comenzamos el camino de retorno.

Hay muchas cosas que nos han inspirado, revelaciones sobre el mal, el origen de las almas, la causa del sufrimiento y tantas cosas que cuando me pongo a pensar siento que desde que llegó Djña ha pasado una eternidad. Estela me hizo la siguiente reflexión: ¿cuál sería el objetivo de to­mar un grupo de almas y tratar de enloquecerlas con seudo revelaciones? Sobre todo si a esas revelaciones le sumás mensajes bellísimos y una ayuda espiritual nada frecuente… Pero de todas maneras de lo único que estamos seguras es que es Dios quien mueve el péndulo y Quien nos inspira. Lo que no se me escapa es que esto que nos sucede es muy extraordinario y no sé de casos similares. Los men­sajes recibidos en Toulouse… la interpretación del Curso de Milagros… y tantas otras cosas… La comunicación es real, y es con Dios, de eso no tenemos la más mínima duda… todo el resto puede caerse, pero esto no… lo ha demostrado demasiadas veces.

Tengo la sensación de que con Estela viajamos en un tren que corre a gran velocidad, a veces entre dos precipicios, a veces atraviesa un desierto, a veces pasamos por lugares bellísimos. Por momentos somos pasajeras  en el tren contemplando el paisaje extáticas, pero otras veces, muchas más, somos los fogoneros y alimentamos la caldera con gran trabajo. Dios es el conductor y la velocidad que imprime al tren da vértigo… a veces pánico, pero no tenemos ninguna duda de que no bajaríamos del mismo por ninguna causa, estamos en un viaje sin retorno y por propia voluntad hemos elegido ser conducidas por Dios.

Un abrazo enorme de Estela y mío

Te queremos mucho

 

                                                                       Susana

 

 

                                                                                                                   

Lo siguiente es un escrito elaborado en base a fragmentos de una carta enviada a Oscar…

 

 
 
La Plata, 20 de abril de 2001

Querido Oscar

            Trataré de responderte a dos preguntas dirigidas a mí; una de ellas era qué es lo que me ocurrió en el año 77, la segunda es como supe que debía dejar Medicina.

1) En el año 77 tuve una experiencia espiritual, fue lo más hermoso que experimenté en mi vida pero para que pueda comprenderse lo que significó para mí en aquel entonces tengo que hacer un poco de historia y remontarme muy lejos en el tiempo:

Por accidente y en mi niñez se afectó mi formación de modo que sufrí un proceso de intelectualización; esta afec­ción cristalizó en mi adolescencia y el proceso lo vi en un sueño que tuve cuando hacía terapia  a los 30 años de edad.

El sueño es el siguiente: estoy en mi habitación de adolescente y me siento muy enferma, siento tal malestar que pienso: «debo salir de esto». En ese momento entra mamá a la pieza y me dice algo que no recuerdo pues no tiene im­portancia, lo que importa es que ella mira sin ver y no se da cuenta de nada; cuando ella sale aparece una puerta en la pared de la habitación y yo atravieso esa puerta y vuelo por un túnel azulejado en amarillo sintiendo una sensación de liberación, y por sobre una muchedumbre de rostros fati­gados; termino mi vuelo en un recinto cerrado y amplio en donde encuentro un hombre sentado detrás de un escritorio con expresión preocupada y cuando le pregunto que le pasa me cuenta que un hermano le ha pedido que ponga el capital para un negocio y no sabe qué hacer, le propongo que le preste la mitad del capital y que lo pongan entre los dos y como la idea le gusta me siento muy feliz y el sueño ter­mina aquí.

El terapeuta no me ayudó a encontrar una interpreta­ción a mi sueño y ésta apareció años después de terminada la terapia. A este sueño lo interpreté como sigue: para evadir el malestar que me provoca mi enfermedad fracturé mi psique y me refugié en mi intelecto, un lugar amplio y se­guro pero limitado por las cuatro paredes, el piso y el techo; mamá me ha comentado que alrededor de los 14 o 15 años me volví razonable y pudo comenzar a hablar conmigo.

 Mis capacidades me alcanzaban para estudiar pero no para empresas más complejas que requieren de la intuición como formar una pareja, de modo que tras varios fracasos me hundí en una depresión grave alrededor de los 24 años (siempre el estudio había sido una suerte de refugio y en esta etapa de mi vida a la infelicidad afectiva se le sumaba la convicción de haberme equivocado en la elección de la carrera).

En abril del 77 tomé la decisión de seguir Medicina[3], y una enorme paz reemplazó a la angustia en que vivía, recuerdo que mi confidente entonces fue Osvaldo pues trabajábamos lado a lado (ambos comenzábamos becas de iniciación en el CONICET).

Unos meses después, en julio del 77 tuve la experiencia espiritual que te mencioné al principio y que hizo que recuperase la fe en Dios (si es que alguna vez la tuve) pues desde los trece años era agnóstica; quizás no sabía en ese momento que significaba este término, lo que recuerdo es que había puesto a Dios en el archivo de las dudas. Durante unos días tan breves como hermosos me invadió una sensación de paz y alegría tan intensos como nunca los había vivido antes; al sentimiento de eternidad se le sumaba la percepción de lo hermoso que era todo, pese a que aquello que veían mis ojos era el mismo paisaje de techos y smog de siempre: pensamientos agobiantes se disipaban bajo el sol de la iluminación y me invadía la certidumbre de que todo lo que me atormentaba había tenido una razón de ser.

Todas estas vivencias se fueron pero me dejaron trans­formada y con una meta, pues había experimentado a Dios y comencé a vislumbrar mi camino.

Aproveché este hermoso estado de ánimo para contarles a papá y a mamá mi decisión de seguir Medicina (y de allí en más los dos hechos estuvieron íntimamente conectados en mi conciencia).

Mi deseo de ser médica era fuerte, sin embargo a par­tir de un momento me trabé y ya no pude rendir más exámenes. Durante muchos años arrastré 9 materias y pedí mi readmisión varias veces pues no podía sentarme a estudiar como hubiera debido para lograr preparar esas materias. Los años inmediatamente anteriores a la llegada de Djña fueron indescriptibles… le agregué a una serie de hechos desgraciados (que sumaban la resolución de errores de varias personas… incluidos los míos, según se nos ha revelado) una reacción de rebelión que no me ayudó precisamente en mi salud ni en mis energías… Mi rebelión consistía en transgresiones en el terreno de la alimentación y mi justificación era que me evadía de tensiones internas que juzgaba insoportables… me sentía una rebelde… con causa, y aunque mi parte racional no aprobaba esto no sabía como manejarlo. Estaba en un estado de estancamiento total en cuanto a las metas que me había fijado: completar la carrera de Medicina y recuperar la salud.

Cuando me llegó la información de que Medicina estaba en mis planes pero no en los de Dios, y de que ésta era la causa por la cual durante tantos años no había podido rendir ningún examen, al principio me costo aceptarlo (una de tus preguntas fue quién lo había decidido: llegó como un pensamiento que provenía directamente de Dios… y fue veri­ficado muchas veces con el péndulo pues como te dije me costaba aceptarlo). Sin embargo había algo muy bueno en esta información pues me dio tranquilidad saber cual era la verdadera causa de mi estancamiento. La carta de Susana en la que le cuenta a mamá que abandonaré mis estudios tiene fecha del 2 de agosto del 99 y mi cancelación a la carrera la hice el 12 de agosto del 99.

También supe de esta misma forma que la elección de Medicina había sido parte de mi destino, y todo esto me dio mucho que pensar… ¿cual es nuestra libertad si existe un destino que cumplir?

Y ésta es la respuesta: cada vida representa para el alma una posibilidad de evolución, y además puede enriquecer el bagaje de la humanidad – aunque a veces se da que el alma retrocede… o sea se corre el riesgo de perder terreno y no de ganarlo, que es lo que el alma busca en cada vida que acepta. El diseño del destino se realiza en niveles espirituales de mucho conocimiento y sabiduría… se busca siempre que el alma adelante en su camino de evolución y los destinos son aceptados libremente por el alma (no existe coacción en el momento de decisión) pues se le explica al alma con claridad todo lo que ocurrirá… y las ventajas de aceptar el paquete completo del destino. Lo más frecuente es que el destino se diseñe de vida en vida, muchas almas vienen a cumplir con un destino… pero luego obran como quieren… y después deben volver para rehacer y reparar lo que no hicieron o hicieron mal, y de esta forma giran a veces en vacío sin adelantar en su evolución y a veces hasta atrasándose pues quedan atrapadas en zonas de ilusión. Otro tipo de almas viven una serie de vidas, las que constituyen un destino en su conjunto.

Una vez que el alma aceptó un destino su libertad queda restringida por el libreto, y se manifestará de ins­tante en instante pues siempre podrá optar entre seguir la voz de su ego (que aprovechará de las pasiones del mental inferior para inducir a la acción) o la voz que le habla a través de su razón.

Entonces, al nacer el alma tendrá una personalidad que es dada por los padres (lo cual incluye todo el medio familiar y cultural) y un destino que es dado por Dios.

Hay muchos cambios que está introduciendo Djña en nuestras vidas, tantos que hasta he llegado a creer en los hombrecitos verdes… y te lo contaré como sigue: desde que alguna vez me hice la pregunta: «¿habrá vida en otros planetas?», me respondí que sí, que las posibilidades eran del 100%, dado que son demasiados los planetas que se calcula que son capaces de generar vida. No creo en cambio que exista en nuestro sistema solar. Pero más dudas me ofrecía la existencia de los OVNIS pues la distancia entre las estrellas se mide en años luz… no dudaba que, de existir, estos visitantes debían poseer un conocimiento enorme para encarar viajes de tanta distancia.

Como creo en Dios y también en los ángeles, también creo en una forma semejante para todos los hijos de Dios: la vida consciente e inteligente es creada «a imagen y semejanza», pues nuestra forma representa en el reino de la materia la réplica de nuestra forma espiritual… con grandes consideraciones para cada caso particular (existen almas muy bellas en cuerpos que no lo son, y a la inversa… todo lo cual lo explica el análisis de cada destino). Y nuestra forma espiritual representa nuestro carácter, nuestra esencia, todo el contenido de nuestra alma que posee los atributos de Dios. No me imagino a Dios como una inmensa persona humana… sino que me imagino al ser humano como hijo de Dios, y como tal portador de Su Esencia y heredero de Su Presencia.

Así que cada vez que alguien me ha preguntado si creo en la vida extraterrestre he respondido que sí, y si me preguntaban si creía en los OVNIS respondía que bien puede ser, agregando: «pero no creo en los hombrecitos verdes»…

Pero actualmente muchas personas cuentan historias de haber sido secuestradas y estudiadas (y lo pueden contar pues los han devuelto, aunque algunos han debido recurrir a la hipnosis para recordar); según los describen estos seres espaciales tienen ojos enormes - como de reptil - cabezas en forma de pera, bajos de estatura, miembros pequeños. Pensaba que todas estas personas que cuentan estas historias estaban fabulando, que leían todos la misma literatura de ciencia ficción, y que de esta forma buscaban reemplazar el vacío o tedio de sus vidas protagonizando una de estas  historias de abducción, como se las llama.

Estaba sobre esto muy equivocada… Djña me cuenta que estas historias son reales, y que las personas que secuestran de este modo resuelven un karma por un error que cometieron en una vida pasada en la que obraron sin compasión con la vida de animales… y ahora reciben a su vez un trato semejante.

Sobre los hombrecitos verdes (que en realidad son grises) me contó lo que sigue: son de una especie mucho más antigua que la humana y en su origen su forma era semejante a la nuestra, pero evolucionaron con una desviación y que fue que en un momento de su evolución olvidaron su principio femenino… ontológicamente se han intelectualizado, y en consecuencia la vida se les ha ido retirando.

De allí sus miembros esmirriados, su pequeña estatura… y sus grandes ojos que responden a una adaptación de la naturaleza porque la retina percibe poco la luz, entonces tienen enormes  pupilas.

Y la forma de pera de sus cabezas es debida a una hipertrofia cerebral que provocó otra desviación que introdujeron en su evolución: descubrieron cómo prolongar la vida física pero les faltó la sabiduría de desapegarse de la misma, y las vidas larguísimas hacen que deban almacenar un exceso de información (de vida en vida la información se elabora y se transforma en sabiduría, y vamos desechando una enorme cantidad de datos inútiles destilando la esencia de nuestra experiencia).

Y otra consecuencia de esta evolución en un sentido que se alejan de La Vida es que han ido perdiendo poco a poco la capacidad de reproducirse. Actualmente son una especie en peligro de extinción, y como quieren recuperar esta capacidad nos estudian… les falta la sabiduría de buscar el error allí donde lo introdujeron, pues es en el plano espiritual donde se inició la anomalía… no existe machismo entre ellos, fue sólo que perdieron lo femenino de la especie. El color que tienen también es el resultado de esta falla evolutiva.

Nos consideran una especie inferior (por los problemas que ven que tenemos) y nos estudian con la misma falta de escrúpulos morales que ha mostrado nuestra ciencia para con los animales.

Quería finalmente explicarte mi chistecito que quedó sólo como una guarangada porque no lo recordaba bien: vos preguntaste si no leíamos las manos, yo ahí tenía que decirte que una gitana me las había leído y me había predicho que con el tiempo yo haría lo mismo que había hecho mi abuelo paterno… si vos en ese momento me preguntabas qué es lo que había hecho mi abuelo paterno (y es infalible que te lo pregunten) yo te respondería que les rompía el c… a los curiosos…

Con este final cuyo objetivo es romper cualquier tipo de tensión que mi escrito te haya podido generar se despide con cariño tu hermana

 

Estela

 

 

Esta carta no se ubica en orden cronológico porque el tema que trata es similar a un punto mencionado en la carta a Oscar (y completa lo allí se dice).

 

 

 

La Plata, 15 de julio de 1999

Querida Marie

                          Tengo que contarte algo que supimos con mi hermana hace algunos días. Me apresuro a escribirte sobre esto porque cuando hablamos sobre la vida extraterrestre sin querer te dije una gran tontería.

   Luego de que regresé a la Argentina le comenté a Estela lo que me había dicho el péndulo respecto a la pregunta de si existía vida fuera de nuestro planeta (que estábamos solos en el Universo) y ella me dijo: «No es posible, Dios y la Vida son una misma cosa… no puedo imaginar que todo el Universo sea estéril salvo la Tierra».

    Por consiguiente planteamos una vez más la cuestión y la verdad es que hay vida por todas partes. Cuando pregunté por primera vez, Dios, porque fue El quien me respondió, quiso darme una lección ante una pregunta tan tonta y absurda y me contestó con una broma… Por tanto, los extraterrestres existen e incluso somos visitados por algunos de ellos.

    Estela recibió algunas revelaciones respecto a ese asunto y los Guías me han pedido que te escriba contándote todo.

  Hay un planeta en el que los habitantes están extinguiéndose porque evolucionaron en un sentido muy desequilibrado. No dieron la misma importancia a los dos principios, masculino y femenino, al punto de que los dos sexos en la actualidad se parecen mucho y, como fue el principio masculino el que prevaleció, se reproducen muy poco.              

  Es una civilización muy antigua, mucho más que la nuestra, de miles de millones de años de existencia. Encontraron los medios para prolongar la vida y viven varios mi­les de años, mucho más de lo que la Inteligencia Divina ha previsto para permanecer en el plano físico. Eso les condujo a una hipertrofia del cerebro debido a la enorme cantidad de información que deben acumular en el mismo y por eso tienen una cabeza que creció desmesuradamente respecto a sus cuerpos (que son bastante pequeños). Debido a esto casi toda su vida está concentrada en su cerebro (también privilegiaron el desarrollo intelectual en detrimento del físico). Tienen ojos muy grandes porque sus retinas captan muy poca luz y la pupila del ojo tuvo que agrandarse, miembros esmirriados, rasgos agudos y piel de color gris. Son bastante fríos desde el punto de vista de los sentimientos porque la vida está dejándolos poco a poco. Todo esto debido a haber despreciado el aspecto femenino (por el desequilibrio en su evolución) porque en su origen eran como los humanos.

Ahora nos estudian para comprender cómo podemos reproducirnos tanto. Es por eso que algunas personas son secuestradas y estudiadas (aquí se lo llama "abducciones"). La Inteligencia Divina lo permite porque la gente secuestrada tiene que pagar un karma; en otra vida hicieron experiencias con animales, y ahora ellos mismos son utilizados como cobayos. (...) Son incluso bastante evolucionados espiritualmente, pero no demasiado por el desequilibrio que introdujeron en su evolución. Por la misma causa son bastante feos, pues se alejaron mucho de la belleza divina.

  Hay otros seres que también nos visitan pero para ayudarnos. Son seguramente los hermanos de las estrellas que me mencionaste. (...)

Recibe un fuerte abrazo y no dejes de escribirme cuando puedas.

                                                                                                                      Susana

PD:   Puedes mostrarle esta carta a Marie Louise. Dile que le escribiré muy pronto.

 

 

 

 

 

 

La Plata, diciembre de 2000

Querida mamá

No estoy muy segura de qué te voy a escribir en esta carta porque hay algunas cosas que quiero contarte o decirte y no sé muy bien cómo. Es sobre el contacto que tenemos con el Cielo desde hace dos años, respecto a una parte de la que no solemos hablar porque nos resulta difícil explicarla, y aun comprenderla. Algo te hemos comentado respecto a la "información operativa" y cómo ésta llega a nosotros como cosas que nos dicen que luego se revelan "no ciertas" (prefiero usar dos palabras en lugar de una sola para referirme a esto porque no me cierra que el Cielo nos mienta). Te transcribo aquí algo que Dios nos dijo cuando todo esto empezó, porque viene al caso y no está de más recordarlo:

 

«Yo no miento, la mentira es un concepto moral. Todo lo que se diga y que esté al servicio de la Luz y del Amor no es una mentira por mucho que se le parezca, y todo lo que se diga y que esté al servicio del odio y de la oscuridad no es verdad, por mucho que se le parezca».

 

 

El hecho es que como consecuencia de ciertas pruebas que nos han hecho ahora nos sentimos bastante mal, especialmente Estela. Ella está en un estado de rebelión que la tiene entre enojada y deprimida porque le hicieron creer varias veces que conseguiría trabajo y, llegado el momento, todas las posibilidades se volatilizan. Eso la tiene muy mal, entre otras razones por vos porque en algún momento ilusionada con una de esas posibilidades te dijo que cuando se diera ese trabajo (que parecía bastante bueno) te ayudaría a arreglar tu casa y ahora ve que no sólo no puede hacerlo sino que no sabe cómo explicarte que nos digan cosas que luego no se cumplen. Yo tampoco sé muy bien cómo explicártelo. Hay veces que lo entiendo y lo he explicado en una carta que le mandé a Stelli Gallardo (y que leíste) y era este párrafo:

 

 

También creo que una razón muy importante para que no nos digan siempre la verdad es que no es conveniente que estemos totalmente seguras de nada. Es decir, si tuviéramos una certidumbre total sobre todo lo que nos dicen nos convertiríamos en robots y nos limitaríamos a hacer lo que nos dicen sin pensar más ya que, en tal caso, ¿para qué serviría? Sería más fácil para nosotras no pensar, pero eso es la última cosa que Ellos quieren ya que no creceríamos más. Lo único sobre lo que estamos totalmente seguras es de lo siguiente: los Seres que nos guían son Dios y el Espíritu Santo. Es verdad en un 100% algo que nos dijiste… de que la fe es un salto al vacío.

 

 

Actualmente también paso por un periodo de especial oscuridad mental y voy a recurrir para tratar de que ambas lo entendamos a un texto que nos inspiraron hace bastante tiempo ya:

 

El árbol se conoce por sus frutos y quienes buscan la Verdad con ahínco y sinceridad en su corazón no se detienen por las espinas o asperezas en la corteza cuando están trepando por el árbol para encontrar lo que buscan. Estas espinas o dificultades no arredran a ningún buscador ya preparado para comer del fruto sino que detienen a quienes no están listos. Son permitidas por Dios precisamente para eso, para que en la búsqueda el alma tenga que esforzarse y crezca en discernimiento y sabiduría y aprenda a separar la paja del trigo. ¡Qué fácil sería creer si no estuvieran las espinas!… pues bien, la fe no es para los débiles (*)… éstos deberán fortalecerse antes de poder acceder a sus beneficios.

 

 

 

(*)  Esto requiere una explicación adicional, porque la fe de la que se habla aquí no es la mera creencia en Dios, que puede ser superficial y producto de la cultura [4], sino el sentimiento profundo de que el Universo tiene una razón de ser, y que luchar por lo que uno siente bueno, justo y verdadero es algo que debe hacerse, exista o no un premio por esta tarea.

 

Meditando sobre el texto anterior y todas las cosas que actualmente suceden en el mundo y nos suceden como resultado de este contacto con el Cielo creo que ahora se nos pide la fe en la fe. O sea, ya no basta con que creamos en Dios, sobre cuya existencia obviamente ya ninguna de noso­tras abriga ninguna duda.

Ahora la pretensión es que también confiemos en El. Pero esa confianza nos la pide aun cuando haya muchas cosas que sabemos que está en Sus manos dárnoslas y aun no las tenemos (un trabajo para Estela, paz mental para mí, etc.). Es como pedirnos confianza a pesar de todo. Supongo que para eso son las pruebas, para que nuestra fe sea probada, y esto no es posible en épocas de bonanza.

Creo que puede explicarse con una parábola sobre una isla en cuyo interior todos sus habitantes vivían felices y en paz porque había de todo y en abundancia para que nadie pasara necesidades. O sea una situación en la que ser bueno es muy fácil. Pero luego ocurre una gran catástrofe, un terremoto, y la gente demuestra lo que realmente hay en su interior. Algunos se dedican al pillaje, otros piensan únicamente en salvarse solos, otros piensan solo en sus familias, otros (los menos) hacen todo lo que pueden por ayudar a los demás. La isla en estado de felicidad representa el Paraíso, nuestro estado original, y luego del terremoto el Planeta Tierra, sobre todo en estos tiempos de crisis. Por algún motivo que escapa a nuestras limitadas mentes Dios prefirió crearnos libres, responsables de nuestro crecimiento y artífices de nuestro destino (y no fuertes, felices y poderosos de entrada…  ¡en un parto a lo Macunaima!)… Y, para eso, nos puso en condiciones en las que existieran todas las posibilidades de opción y… como resultado global de las buenas y malas elecciones del conjunto de Sus hijos surge el estado del mundo actual.

Creo que la imposibilidad actual de conseguir trabajo es para Estela una dura prueba, y una prueba de solidaridad para quienes estamos a su lado.

Te quiere                                                                  

                                                                                   Susana

 

 

 

 

 

¿Por qué?

 

Antes de preguntarnos el porqué de la  existencia del dolor,

de la enfermedad y del sufrimiento que vemos extendido por

doquier en el mundo debemos conocer esto:

 al Cielo se accede por mérito propio, lo ganamos en la

medida de nuestra capacidad de amar,  cuando podemos

tender una mano en medio de la adversidad olvidando por

un momento sublime nuestras propias necesidades.

 Las condiciones en que vivimos y en que viven nuestros

semejantes nos dan mil y una oportunidades de demostrar

amor, de conectar al Dios que habita en nuestros corazones

con el que habita en el corazón del prójimo, de darnos cuenta

de que dar y recibir es todo uno, y la mejor forma de sentir

a Dios y de aproximar el Cielo a la Tierra.

 

 

 

 

 

Ir a...

 

Mensaje

Prólogo

Epílogo

La Verdad

Avanti

Soy Uno

Escritos espirituales

Escritos políticos

Voces amigas

Navidad y Paz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Fraternidad Blanca Universal, escuela espiritual creada por Omraam Mikhaël Aïvanhov, filósofo búlgaro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[2] El significado del término Espíritu Santo no lo teníamos muy claro, nada claro en realidad, hasta la llegada de Djña. El mismo lo explica en el punto 25 de la Interpretación del Curso de Milagros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[3] Carrera que Estela comenzó un año después de recibirse de Ingeniera Química.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[4] ¿Quién busca puede equivocarse?

Pero si ha buscado a Dios…

Es cien veces más santo que aquel

que cree beatíficamente

haber encontrado a un Dios

que jamás buscó.

M. Maeterlink